Leer y releer

Leer y releer los libros preferidos es indispensable si queremos que nuestras chicas se animen a leer por siempre. Esto les permite aprender palabras, repetir y completar frases en las narraciones y a su vez les dará la seguridad necesaria para imitar y llevar a cabo con confianza el acto de leer. Eso es leer. De la misma manera que un bebé toma un teléfono celular y comienza a balbucear palabras como si estuvieran hablando por teléfono, tomar un libro y balbucear o repetir las palabras y frases es un indicador importante que nos dice que la niña le está otorgando significado social al acto.

Es importante repetir la lectura de los cuentos que más le gusten a tu chica. Ello permitirá que el releer sea una celebración y sean oportunidades para profundizar en la misma por medio de la conversación y guiándolos para que puedan profundizar. Recuerdo cuando era niña que mi abuela me leía cuentos de un libro muy antiguo. Uno de esos cuentos era Catilanguá Lantemué, un cuento del libro Érase una vez bajo las palmeras del departamento de instrucción pública en Puerto Rico: Érase una vez bajo las palmeras (1959). A mí me encantaba leerlo una y otra vez, porque había un pedazo del cuento que estaba arrancado y no sabíamos, ni mi abuelita amada, ni yo, lo que pasaba en esta parte. Mi Abu se inventaba distintas palabras que enlazarían el cuento cada vez. Ella probablemente no sabe que la lectura y re lectura de aquel cuento incompleto me regaló tanto… Son experiencias que aún a mis treinta años recuerdo y significan tanto que hasta lagrimas salen de mis ojos. Los sonidos de las palabras de aquel cuento eran canción en boca de mi abuela. Era una canción que cantábamos juntas una y otra vez y que todavía escucho en mis oídos. Eran palabras que con emoción completaba mi abuela y que me permitían soñar. Son precisamente las experiencias que se crean al leer y releer un cuento preferido una y otra vez, las que se quedan en el corazón.

Mi abuelita no sabe que gracias a la Internet hoy he completado las palabras de aquel cuento. Hoy el cuento ha adquirido un nuevo significado porque a través del tiempo los cuentos preferidos son una memoria viva de un tiempo pero también crecen con nosotros. Sin embargo aunque el cuento ha cambiado conmigo, jamás podré dejar de escuchar las palabras que en canción mi Abuelita Leticia pronunciaba:

“Juey, juey, juey, Juey, esperanza de mué, ¿has dicho que yo me llamo Catilanguá Lantemué? -Si, si, si, Si, esperanza de mué. Yo dije que te llamabas Catilanguá Lantemué”.

-Ángeles Pastor, Catilanguá Lantemué (1959)

#amorporlalectura #leamosporsiempre #lectura #leer #leerjuntos #literaturainfantil #niñez #abuela #abuelos #compartirlalectura #músicaylectura #puertorico

Entradas Destacadas
Entradas Recientes
Archivo
Follow Us
No tags yet.
Palabras Clave
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • YouTube Classic

Leamos Por Siempre/ Reading Forever 2014 ©

  • c-facebook
  • Google+ App Icon
  • Twitter App Icon
  • YouTube Classic